fbpx

¿Cuál es el orden de aplicación de productos para el rostro?

Muchas son las mujeres que tienen una rutina establecida para el cuidado del rostro, pero no todas lo hacen de manera correcta. Si no estás segura en qué orden aplicar tus hidratantes, cremas y demás, haz llegado al sitio indicado. En este artículo voy a explicartecuál es el orden de aplicación de productos para el rostro,  y cuál es la importancia de seguir estos pasos.

Son muchos los productos para el cuidado del rostro que nos ofrece el mercado, cada uno cumple una función específica. Y, la importancia que dedicamos al cuidado facial nos impulsa a comprar todo lo que vemos para incluir en nuestras rutinas del día y de la noche. O, también puedes identificarte con del grupo de mujeres que no les gusta complicarse mucho en su rutina, y opta por utilizar un par de productos solamente.

Cualquier grupo con el que te identifiques, está bien, pues muchas veces la constancia es mucho más importante que la cantidad de menjurjes que utilices en el rostro. Pero, sobre todo, el orden de aplicación de productos para el rostro. Por eso, he dedicado un artículo para hablar específicamente de ello.

Por regla general, debes saber que el orden de los productos debe guiarse según su densidad, de menor a mayor.

Es decir, empezar con el más ligero hasta terminar con el más denso, ya que, si empezamos por los más densos, formarás una barrera en el cutis que impedirá la total absorción y acción de los productos más ligeros.

Esto de ninguna manera causará un daño en tu piel, pero sí desperdicias las bondades que cada producto ofrece a tu piel. Así que, si quieres maximizar los efectos de tu rutina, sigue los pasos que te dejo a continuación.

Orden de aplicación de productos para el cuidado del rostro

  1. Limpieza
  2. Tónico
  3. Sérum o suero
  4. Contorno de ojos
  5. Crema nutritiva y/o aclarante

Limpieza: La limpieza es un paso fundamental en tu rutina, pues permite respirar a la piel y oxigenarla. Bien puedes utilizar un jabón adaptado a tu tipo de piel, te recomiendo que te dejes asesorar por un dermatólogo que te recomiende un producto específico que atienda tus necesidades.

O, puedes optar por limpiar tu rostro con agua micelar, que retira la suciedad y grasa acumulada del cutis, lo hidrata y tonifica; y no necesita aclarado. También puedes encontrar agua micelar según tu tipo de piel.

Tónico: Refresca y reestablece el pH de tu rostro. Este producto cumple una función muy importante en tu rutina, pues se encarga de cerrar tus poros y preparar tu piel para recibir los próximos productos. Es decir, que potencializa el efecto de los tratamientos posteriores en tu rutina diaria.

Sérum o suero: Este producto debe aplicarse justo después de tu tónico, cuando la piel está perfectamente limpia y lista para recibir tratamiento. El sérum es un hidratante en potencia que se utiliza de manera complementaria a la crema, jamás la reemplaza. Se puede aplicar de día y/o de noche, según el tipo de suero.

Por ejemplo, en el caso de un suero de vitamina C, debe aplicarse solamente en la noche ya que el sol puede causar efectos contraproducentes en tu piel; por ello, te recomiendo que siempre te guíes por las indicaciones de uso.

Contorno de ojos: El producto para el contorno de ojos se puede encontrar en diferentes presentaciones: crema, gel, roll on, y otros. Al ser un gran hidratante, favorece la elasticidad de la piel y combate los signos del envejecimiento, como las famosas patas de gallo, marcas de expresión, bolsas bajo los ojos, y arrugas. 

El contorno de ojos se debe aplicar tanto en la rutina de la mañana, como en el de la noche. Esta zona del rostro es sumamente delicada, por lo que una regla de oro es utilizar el dedo anular, el más débil, para aplicar este producto.

Crema nutritiva y humectante: Al ser el producto más denso, debe colocarse al final de tu rutina tanto en el día. En la mañana, lo mejor será aplicar una crema hidratante que reponga el agua a tu piel, mientras que en la noche, puedes optar por una crema humectante o nutritiva para devolver al cutis aceites naturales.

Aprovecha estos segundos para masajear con suavidad tu rostro, pues esto favorece a la circulación sanguínea, y por ende retrasa la aparición de arrugas. Tu dermatólogo debe ser quien te indique qué tipo de crema se ajusta a las necesidades de tu piel.

Como ves, el cuidado del rostro no se trata aplicar productos en el cutis como vayan saliendo de tu neceser, sino de respetar un orden, pues de esta manera los productos penetrarán y actuarán en tu piel de la manera deseada. Es importante que después de aplicar cada producto, esperes al menos unos 15 segundos antes de aplicar el siguiente. Esto, para permitir que la piel absorba todo el producto.

¿Cuáles son los productos básicos para mi rutina facial?

No necesitas todos los productos del mundo para cuidar tu rostro. Si tienes las posibilidades, y quieres destinar tiempo suficiente para que tu piel reciba un tratamiento completo de hidratación, puedes utilizar los productos mencionados.

Sin embargo, si prefieres optar por una rutina facial más corta, ya sea por simplicidad o cuidar tu bolsillo, te recomiendo la utilización de dos productos:

Agua micelar: ya que desmaquilla, y retira toda la grasa e impurezas de la piel. Además de tener un efecto hidratante y tonificante.

Crema nutritiva: pues mantiene la piel suave y elástica, y retrasa la aparición de arrugas.

Isabel Palacios
Últimas entradas de Isabel Palacios (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.