fbpx
¿Evolucionamos Sexualmente?

sexo revista autentica

¿Evolucionamos Sexualmente?

Te has preguntado si tu sexualidad ha evolucionado? . En este articulo te ayudamos a entender cómo evoluciona tu sexualidad.

Para muchos puede parecer una pregunta retórica. Sin embargo, muchas teorías resaltan que no evolucionamos, simplemente con el tiempo dejamos de callar nuestro “yo sexual interno” y le permitimos que se exprese. Honestamente, me pregunto si realmente evolucionamos, o si es la cultura entorno al sexo que ha evolucionado, o, si como lo dicen las teorías, es nuestro “yo” que se está expresando.

¿Auto análisis?

En unos días llega esa fecha fatídica en la que pasado los 30 no sabes si celebras o si lloras.

Bueno, aunque siempre terminas celebrando y buscando cabellos blancos y las primeras arrugas; y al no encontrarlas suspiras, te dices internamente “me salve, ¡aún no!  estoy joven!”

Asimismo, lo que nunca falta es la auto evaluación ese famoso día. El analizarte un rato como cuando llega el 31 de diciembre, pero esta vez en versión femenina. Te preguntas sobre trabajo, hijos, relaciones, y nuestro tema de hoy el sexo. Por último, te fijas las mismas metas que cada año pospones.

Pero tratándose de sexo, espero no haber llegado a la cima, al alto del Chimborazo, a mi Everest interno. Aunque creo que nunca había estado tan bien, creo que ya llegué al séptimo cielo, pero si existe este utópico octavo cielo, ¡me gustaría conocerlo!

¿Evolucionamos?

Sin basarnos en las teorías, no es difícil aceptar que el sexo a los veinte no es el mismo que a los 35 0 40.

Obviamente, estoy hablando de nuestra cultura conservadora ecuatoriana. No podemos comparar la vida sexual de una joven europea libre de tabús, a la de una joven ecuatoriana socializada bajo un marco cultural, donde el papel religioso juega un papel importante, o más importante aún, «el qué dirán”.

Non obstante, por más conservadora que sea nuestra cultura, el machismo que también está impregnado a ésta, lo concede una especie de salvo conducto a los hombres a los que no se les juzga por interpretar el rol de “Don Juan”. Y muchas veces las mismas mujeres fomentamos esta idea usando términos desvalorizantes para mujeres que sencillamente tienen una vida más libre,  y privándonos de vivir experiencias mágicas.

A los 20 años, si no tuviste mayor experiencia sexual, te limitas a lo que te cuentan tus tías, primas y amigas. Cuando llega el momento te auto censuras en cuanto a ciertas posiciones, porque tienes un prejuicio establecido sobre el sexo y no obligatoriamente se trata de algo bueno. Adicional a esto, tienes la idea de procurar placer sin realmente ser consciente de lo que te gusta, puesto que se supone que no has experimentado mucho.

Aunque, no todas somos tímidas y muchas querrán experimentar todas las posiciones del Kama Sutra, todos sabemos que la práctica hace a el maestro.

Pero sinceramente, por más extrovertida que seas, te asustarías si a los veinte te expresan el deseo de otra posición que no sea el misionero, o te proponen un cunnilingus, o te sugieran una felación.

¿Entonces qué cambia?

La diferencia de nuestra sexualidad, una vez pasada los veinte, es quizás el saber qué te gusta y qué no te gusta. Llegas a una edad que conoces tu cuerpo y aún más, conoces a la persona con quien compartes tu sexualidad. El sexo es la forma más íntima que tienes para comunicar con alguien, y en la mayor parte de los casos, a los 30 o 40 tus relaciones son más estables o por lo menos, distingues mejor a la persona con quien vas a la cama.

Es por eso, que contrariamente a los veinte que algunos términos te asustaban, ahora eres tú quien muchas veces les sugiere o lo pides a gritos. Ya conoces las posiciones que te gustan, y no la aburridora posición del misionero, sino algo más cerca del perrito o de la inversa. Ya sabes qué tan real es tu punto G y tú misma les indicas el camino. Realmente eres exigente en la cama; sabes diferenciar de buen sexo del malo, y ya tienes tu propia respuesta en cuanto al saber si el tamaño importa. Te vuelves más activa y te diviertes. No existe nada más agradable que disfrutar con tu pareja y reír durante el acto.    Adicional a esto, si vienes de relaciones largas, buscas cómo pimentar tu vida sexual para no caer en la monotonía.  Ya los juegos de rol no te parecen vergonzosos, y experimentar nuevas cosas se vuelve una necesidad. No te juzgas o autocensuras y lo vives plenamente, puesto que ya has adquirido madurez y no solo en el aspecto sexual, sino también en todos los aspectos.

¿Evolución Cultural?

Non obstante, en necesario subrayar que en estos últimos 10 años ha habido un boom cultural donde algunos tabús han sido derribados. La aparición de los “sex shop”, los accesos a las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver el sexo.  Así, el desarrollo de aplicaciones de encuentro virtual como “Tinder” o el mismo Facebook y Instagram destigmatizan el sexo casual.

Adicional a esto, el acceso a foros donde compartes tus inquietudes, entre otros aspectos, han permitido abordar algunas cuestiones más libremente, cuando antes quizás te avergonzabas de compartirlo con tus círculos.

Sin embargo, en nuestra cultura el “qué dirán» está demasiado presente. Seguimos en una cultura ultra conservadora, machista y sexista donde a esto viene a sumarse el término de hipocresía. Así, muchos consultan páginas, tienen prácticas sexuales abiertas, pero lo esconden y peor aún lo critican.

¿Qué incidencia en nuestra sexualidad?

La incidencia en la sexualidad es que el impacto de las nuevas tecnologías hace que las chicas de veinte años de nuestra actualidad quizás sean menos reticentes a todo aquello que nos asustaba a su edad, puesto que están mejor informadas. No se trata solo del conocimiento de prácticas, posiciones o accesorios. Se trata de una mejor prevención en medidas de protección anti conceptivas, de un mejor acceso a preservativos, etc.

Asimismo, ya no es raro ver mujeres entrar a sex shops para adquirir accesorios sexuales o trajes para sorprender a sus parejas.

¿La expresión de mi “yo sexual”?

Por último, creo que si bien la evolución cultural marca un impacto en nuestra sexualidad, lo que realmente caracteriza nuestra evolución, es el arte de conocernos nosotras mismas y amarnos tal como somos.

Si bien, a los veinte nos mostramos recistentes en muchas ocasiones, a medida que envejeces, y que maduras, aprendes a aceptarte con tus defectos y tus cualidades. No tienes la misma desconfianza que tenías a los veinte al desnudarte, porque en todos estos años aprendiste a amar a tu cuerpo.

Los encuentros casuales, o el qué dirán, no te asustan porque en el mayor de los casos sabes que no es faltarte al respeto del momento que estas consciente de lo que haces. En realidad, es importante destacar que el termino más importante es respetar tu cuerpo, tus valores, para vivir plenamente tu sexualidad sin categorizar ni los encuentros casuales o el estar en una misma relación desde hace 20 años. Así, una vez todo esto reunido dejas expresarse a tu “yo interno” y disfrutas plenamente lo que haces y no tienes miedo a sumir que amas el sexo, y que es una parte importante de tu vida sin la cual sería difícil vivir.

¡Si te gusto este artículo o quieres comentarlo, te invito a visitar nuestro foro. Y por qué no, a hacer tus preguntas indiscretas!  FORO SEXO

Auténtica

Auténtica
Últimas entradas de Auténtica (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.