fbpx

Mentiras piadosas, ¿el tamaño importa?

Creo que en cuestiones de pareja existen dos tipos de mentiras, las reales y las mentiras piadosas. Algunas veces mientes por omisión o simplemente por no herir los sentimientos de tu pareja.

¿Cuántas veces no has tenido que responder “genial”, a la típica pregunta de cómo estuvo o si me gustó? Honestamente, después de fingir un orgasmo mientras pensabas en qué cocinas al día siguiente, o en el último artículo que leíste, lo último que piensas es herir sus sentimientos respondiendo “estuviste pésimo”.

Y llega clásica interrogante que todas nos hemos hecho alguna vez, ¿Realmente el tamaño importa? Si tu príncipe azul no es bien dotado, creo que sería demasiado cruel decirle sí.

Creo que si le respondes “lo que importa son los sentimientos” muchas reirán en silencio. El pene como todo órgano muscular y vascular debe tener un tamaño adecuado, pero no obligatoriamente por la interacción sexual. En el estudio del Journal of Urology, los investigadores encontraron lo siguiente entre el grupo de 80 hombres:

  • Els tamaño promedio del pene fue de 8.8 cm (3.5 pulgadas) cuando está flácido
  • El tamaño promedio del pene fue de 12.9 cm (5.1 pulgadas) cuando está erecto.

Ósea que, si tu pareja tiene un pene de menos de 13cm erecto, puedes entender por qué tienes que fingir que es grande o al contrario si mide más de los 13cm realmente está bien dotado.

¿Pero realmente esto cambia algo durante la interacción sexual?

Está comprobado científicamente que la sensibilidad sexual se encuentra en los tres primeros centímetros de la vagina, y es reforzada por una buena estimulación del clítoris. Adicional, el tamaño promedio de una vagina es de 14 cm, si tu pareja es super dotado puede llegar a ser molesto entonces.

Es decir que si no hay una buena estimulación, por más grande que sea el pene, no será placentero. Así, si tu pareja tiene un pene pequeño puede procurarte placer con una buena estimulación de tu clítoris atreves de sexo oral y saber maniobrar durante la penetración para que puedas llegar al orgasmo.

¿Pene Grande símbolo de poder y virilidad?

Actualmente, con la objetivación del hombre, ya se presenta el pene grande como un símbolo de poder. Así, es más un efecto de moda que realmente de placer.  En la antigua Grecia la costumbre era en cambio los penes pequeños y cabeza grandes. Por eso las esculturas que siempre hemos visto representan penes pequeños y quizás esto influyó por mucho tiempo en la imagen de un pene pequeño como normal. Sin embargo, en la actualidad, los medios nos bombardean con publicidades sugestivas que han incrementado la idea de asociar el tamaño al placer.

La realidad

Un estudio realizado en USA sobre 100 mujeres, demostró que todas prefieren un pene grande y en caso de relaciones casuales, un pene aun más grande que el promedio. Asimismo, el estudio reveló que el 7% han dejado a sus parejas cuando el pene es demasiado grande y el 20% cuando es demasiado pequeño.  Por último, se demostró que las mujeres recuerdan el tamaño de los penes  de sus exparejas como más pequeños que el tamaño real.

¡Me pregunto si aquellas que opinan que el tamaño no importa lo hacen simplemente porque no han podido comparar! Sinceramente, fui consciente del tamaño una vez que salí con un hombre que estaba realmente bien dotado. Ese día te preguntas a ti misma, ¿por qué me estaba perdiendo esto? Obviamente el tamaño va a la par con el grosor también, pero las sensaciones se multiplican y el placer también. Adicional a esto el visual también influye y quizás las sensaciones se duplican por la parte erótica que esto implica.  Imagínate, después de salir por varías semanas con el tipo que te gusta, y cuando por fin te decides en llevártelo a la cama, empieza a desvestirse y ¡te sorprende con algo super pequeño!, ¿Cuál es tu reacción?  Peor aún, tener que preguntar si ya está adentro, porque no lo sentiste. Por otra parte, imaginate el mismo escenario, pero esta vez te encuentras con un buen tamaño. Es la cereza sobre el pastel, créeme que la excitacion se duplica y sabes que el placer es garantizado. Aunque muchas lo niegen somos visuales y el sexo es mental también, nuestro cerebro asimilaría entonces su tamaño al placer y  puedes tener los mejores orgasmos. Obviamente, estamos hablando de un pene bien dotado más no super dotado puesto que también nos podría asustar.

Sin embargo, un pene grande también puede tener sus contras. Ciertas posiciones como la del misionario, de repente se hacen más interesante con una pareja bien dotada, pero asimismo puede llegar a ser dolorosa si tu pareja se entusiasma demasiado. Por esta razón, para tener un mejor control del nivel de penetración es preferible optar por la posición de vaquera por ejemplo. En esta, estás sobre tu pareja mientras que él está acostado sobre su espalda y eres tú quien controla el ritmo.

Para una felación realmente no influye mucho el tamaño, aunque quizás prefieras tener un pene de un tamaño normal en tu boca a algo que realmente te moleste al punto de atragantarte. No sé por qué razón esto les excita tanto a los hombres. Asimismo, para las más arriesgadas,  otras posiciones con otras variantes pueden llegar a ser dolorosas y deberían optar por un buen lubricante por ejemplo.

Realmente más allá del tamaño, un buen amante que realmente se tome el tiempo de estimular tu cuerpo con unos buenos preliminares puede otorgarte mucho placer. Y, de nada te sirve un hombre súper dotado si no sabe realmente desenvolverse.

Como lo he dicho en nuestros anteriores artículos, lo importante es respetar tu cuerpo y disfrutar con la persona correcta que se tome el tiempo de conocer tu cuerpo.

Auténtica
Últimas entradas de Auténtica (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.